Haga clic sobre la especialidad que desee consultar:

Lejos de lo que comúnmente se piensa el trabajo del Podólogo va más allá del tratamiento de durezas, callosidades y uñas problemáticas.

Los Podólogos son los profesionales, diplomados universitarios, capacitados para realizar las actividades dirigidas al diagnóstico y tratamiento de las afecciones y deformidades de los pies, mediante las técnicas terapéuticas propias de su disciplina.

Por tanto, cualquier enfermedad, deformidad, alteración, dolor o molestia en los pies debe ser consultada con un Podólogo. Esto incluye:


  • Quemadura por cáustico
    Afecciones de piel y anejos:
    • Uñas incarnatas (onicocriptosis)
    • Onicomicosis (hongos)
    • Onicogrifosis (engrosamiento patológico de la uña)
    • Onicólisis (caída de las uñas)
    • Otras alteraciones de las uñas (onicosis)
    • Traumatismos en los dedos y las uñas (hematomas subungueales, arrancamientos, laceraciones...)
    • Hiperqueratosis (durezas)
    • Helomas (callos)
    • Papilomas (verruga plantar)
    • Pie de atleta (hongos)
    • Celulitis, abscesos… (infecciones)
    • Bursitis, ampollas...
    • úlceras diabéticas
    • Otros tipos de úlcera
    • Quemaduras
    • Psoriasis, queratodermias, eccemas, ictiosis...
    • Tumores cutáneos (Benignos o malignos)
    • Reacciones alérgicas locales
    • Etc...

  • Quiste oseo esencial


    Deformidades secuelas
    de la poliomielitis


    Síndrome de predislocación
    del 2º radio


    Exóstosis subungueal


    Hallus Rigidus y Limitus
    Afecciones osteoarticulares y biomecánicas:
    • Metatarsalgias (dolor en el antepié)
    • Talalgias (dolor en el talón)
    • Hallux Valgus (Juanete)
    • Dedos en garra, martillo, mazo...
    • Síndromes de predislocación de las articulaciones metatarsofalángicas
    • Sinovitis
    • Espolones calcáneos
    • Pie Plano
    • Pie Cavo
    • Pie pronado (cavo-valgo)
    • Pie supinado (varo)
    • Pie zambo (equino-varo)
    • Hallux Limitus/Rigidus (limitación de la flexoextensión del primer dedo)
    • Fracturas de estrés
    • Fisuras
    • Osteonecrosis (destrucción ósea) de astrágalo, calcáneo, escafoides, metatarsianos, falanges...
    • Artritis traumáticas
    • Artritis asociadas a otras enfermedades
    • Artrosis
    • Osteocondromas, quistes óseos (tumores óseos benignos)
    • Gonalgias (dolor de rodillas), lumbalgias, dismetrías de miembros inferiores...
    • Etc...
  • Alteraciones de la marcha:
    • Marcha en abducción (con los pies abiertos)
    • Marcha en addución (con los pies cerrados)
    • Marcha antiálgica (para evitar el dolor)
    • Etc...
  • Alteraciones musculoligamentosas:
    • Tendinitis
    • Esguinces y distensiones
    • Entesitis
    • Miositis del abductor del hallux
    • Fascitis plantar
    • Contracturas y sobrecargas musculares
    • Retracciones musculares
    • Roturas fibrilares
    • Etc...
  • Alteraciones de origen neurovascular:
    • úlceras neuropáticas
    • úlceras vasculares (arteriales o venosas)
    • Síndromes de compresión nerviosa (Túnel tarsiano, canal tarsiano, seno del tarso...)
    • Síndrome de Suddek
    • Neuroma de Morton
    • Neuroma de Joplin
    • Neuritis
    • Enfermedad de Buerguer
    • Enfermedad de Raynaud
    • Eritema pernio (sabañones)
    • Etc...

¡Recuerde!

El Podólogo es el ÚNICO profesional sanitario dedicado EXCLUSIVAMENTE al diagnóstico y tratamiento de las afecciones y deformidades DE LOS PIES Y en cualquier caso, está capacitado para identificar otros tipos de patologías y derivarlas a otros especialistas sanitarios, cuando es necesario.

En cuestiones del pie confíe SIEMPRE en PODÓLOGOS DIPLOMADOS y COLEGIADOS.


Cartílagos de crecimiento
en un pie infantil

Desde antes del nacimiento los pies están en constante desarrollo y cambio. Vigilar esta evolución del pie durante la infancia es importantísimo. Solucionar problemas en el pie del niño es prevenir problemas en el pie del adulto. Consúltenos si observa que su hijo/a:

  • Tarda en comenzar a caminar.
  • Camina con dificultad o de forma extraña (Mete o saca las punteras, vuelca los pies hacia adentro o hacia fuera, cojea...)
  • Tropieza y cae con frecuencia.
  • Se queja de dolor en los pies, rodillas, ingles, caderas, espalda... o se cansa fácilmente.
  • Presenta durezas, callosidades, ampollas u otras lesiones en la piel y uñas de los pies.

Unos pies saludables permiten un mayor disfrute de la actividad deportiva, así como un mejor rendimiento en la competición. La actividad deportiva es muy sana para todo el organismo pero, en ocasiones, de su práctica se pueden derivar diversas lesiones y problemas, tales como:

  • Fracturas de estrés, fisuras, osteonecrosis...
  • Esguinces, distensiones...
  • Sobrecargas musculares, contracturas, roturas fibrilares...
  • Tendinitis, entesitis, bursitis...
  • Artritis, luxaciones, sinovitis...
  • Problemas de las uñas: Hematomas subungueales, roturas, arrancamientos, onicocriptosis (uña incarnata), onicomicosis (hongos)...
  • Infecciones: Papilomas (verruga plantar), candidiasis, micosis (pie de atleta...)...


Algo de instrumental diagnóstico

Análisis radiológico


Pedigrafía
Cuando los pies duelen acaba doliendo todo el cuerpo. Muchos problemas de cervicales, espalda, caderas, rodillas... pueden tener su origen en los pies. Mediante un estudio detallado de la biomecánica del pie del paciente se pueden poner tratamientos adecuados que mejoran notablemente su calidad de vida. Algunas de estas exploraciones comprenden:

  • Inspección visual y exploración palpatoria de diversas estructuras anatómicas.
  • Mediciones goniométricas (ángulos) en estática.
  • Balance articular y muscular.
  • Podoscopia.
  • Fotopodografía y pedigrafía (Análisis de la huella plantar).
  • Análisis de la marcha.
  • Petición de estudios por imagen (Radiografía simple, TAC, Resonancia Magnética, Ecografía...)









Estudio biomecánico en estática y en dinámica

Ulcera subqueratósica en pie
diabético


Mini-Doppler

Pies de riesgo son aquellos que, por sus características y debido a algunas enfermedades sistémicas, son especialmente susceptibles a lesionarse y a sufrir graves complicaciones. Éstas no solo disminuyen la calidad de vida del paciente, sino que además pueden poner en grave peligro su salud y toda la extremidad. Los ejemplos más característicos de este tipo de pies son:

  • Pie Neuropático: Secundario a enfermedades neurológicas con repercusión en las extremidades inferiores.

  • Pie Vascular: Asociado a enfermedades del sistema arterial y/o venoso.

  • Pie Reumático: Consecuencia de las graves deformidades que producen algunas enfermedades reumáticas (Artritis Reumatoide...)

  • Pie del Diabético: Sin duda el pie de riesgo más conocido de todos, debido a la creciente incidencia y prevalencia de la Diabetes en las sociedades desarrolladas, así como a sus frecuentes y graves complicaciones. En estadios avanzados de la enfermedad, sobre todo cuando ésta está mal controlada, los pies del diabético presentan neuropatía, enfermedad vascular periférica, inmunopatía y grandes deformidades (artropatía diabética), lo que lo convierte en un pie muy vulnerable a la lesión.

En todos estos tipos de Pies de Riesgo es muy frecuente la aparición de graves úlceras e infecciones cuya curación se hace muy lenta y costosa. Por ello es primordial prevenir dichas complicaciones o abordarlas lo más precozmente posible, cuando han aparecido.


Exploración de la
sensibilidad protectora

Exploración de la
sensibilidad vibratoria

Exploración de la
sensibilidad vibratoria


Onicocriptosis


Instrumental quiropodológico


Queratosis plantar por sobrecarga


Esterilización del material
en Autoclave

Cirugía Ungueal


Brote de Psoriasis
La piel y las uñas de los pies son las estructuras que con más frecuencia se ven afectadas por muy diversos factores: Agresiones externas por parte del calzado, los calcetines, cuerpos extraños, enfermedades sistémicas, medicamentos... Problemas frecuentes pueden ser:

  • Rozaduras, ampollas y heridas.
  • Hiperqueratosis (callosidades) simples o complicadas.
  • Infecciones superficiales o de tejidos profundos (micosis, papilomatosis, celulitis...).
  • Onicocriptosis (uña incarnata).
  • Dermopatías asociadas al pie (tumoraciones cutáneas, reacciones alérgicas locales, psoriasis, queratodermias...).

El tratamiento quiropodológico consiste en solventar todas estas patologías o, cuando menos, paliar sus efectos negativos sobre la salud y el bienestar del paciente, mediante técnicas y herramientas específicas de la profesión podológica. En ocasiones puede hacerse necesaria la práctica quirúrgica como medio de diagnóstico (biopsias) y/o tratamiento definitivo de algunas patologías (desbridamiento de úlceras diabéticas, uñas incarnatas, papilomas, fibromas, pequeños tumores cutáneos, etc).



















Deformidades digitales

Pie anciano muy deformado
A lo largo de la vida nuestros pies han soportado mucho peso, han caminado mucho y sus músculos, huesos, articulaciones... también se ven afectados por el envejecimiento. El cuidado de los pies durante la tercera edad, junto con tratamientos ortopédicos adecuados y/o ayudas para la marcha pueden mejorar la independencia del anciano, prevenir caídas y otros problemas asociados a la inmovilidad. Caminar bien llegada la tercera edad aumenta la autoestima, permite mantener una vida social satisfactoria y mejora notablemente la calidad de vida del anciano.


Ortesis de silicona


Plantillas de diseño individualizado


Ortesis de silicona
Los tratamientos ortopodológicos permiten un abordaje conservador muy efectivo para numerosas patologías de los pies. Según la edad y actividad del paciente se persiguen distintos objetivos:

  • Niños: Corregir alteraciones estructurales y deformidades del pie en la gran mayoría de los casos.
  • Adultos: Aliviar molestias (los pies ya están estructurados y apenas se pueden corregir), curar ciertas lesiones y mejorar la marcha.
  • Ancianos: Conseguir una marcha sin dolor, confortable, estable y segura.
  • Deportistas: Aliviar molestias, curar ciertas lesiones y mejorar el rendimiento deportivo.
  • Pies de riesgo: Prevenir lesiones por sobrecarga mecánica, aliviar molestias y mejorar la calidad de vida.

Espuma fenólica para la obtención
de moldes

Forman parte del tratamiento ortopodológico que prescribe el podólogo:

  • Plantillas de diseño personalizado.
  • Ortesis de silicona: Separadores y anillos digitales, juaneteras, omegas, crestas subdigitales...
  • Prótesis de silicona: Prótesis digitales, de Barrachina...
  • Ayudas para la marcha: Andadores, bastones, muletas...
  • Ortonixia: Correctores ungueales (de las uñas).
  • Modificaciones del calzado: Cuñas, alzas, balancines, tacones anteriores...
  • Calzados especiales y terapéuticos: Postquirúrgicos, ortopédicos, para diabéticos y pies de riesgo...
  • Otros: Vendajes funcionales, elásticos, de yeso, tobilleras...


Tríptico con consejos
para diabéticos

Material didático
Es por todos conocida la máxima “Más vale prevenir que curar”, en Podología esta máxima también tiene todo el sentido. La podología preventiva consiste en realizar Educación para la salud, cuyos dos objetivos primordiales son la promoción de la salud y la prevención primaria (de enfermedades y lesiones), secundaria (de las complicaciones de éstas cuando ya han aparecido) y terciaria (de las posibles secuelas). Ante cualquier duda en relación a la salud de sus pies, consúltenos. Le asesoraremos acerca de hábitos de vida, de higiene, de calzado, etc, para que usted pueda implicarse en su propio autocuidado.